sábado, 1 de noviembre de 2014

HUIDA

     


(...) apagó todas las luces, excepto una, 
        cuya llama se estaba extinguiendo ya (...)
        León Tolstoi, Ana Karenina


Quería evaporarse.
Convertirse en silencio
y en olvido.

Imposible avanzar
con el alma partida.
Era tanto el dolor...

Se equivocaba.

Retiraron su cuerpo malherido
pero Ana permanece en esas vías
porque el amor no pasa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario